Noticias

Juventud y experiencia: la mezcla perfecta para ser parte de la nueva era de los jueces de nuestro país

Domingo, 21 de Junio de 2015


Juan Jesús nunca imaginó que el siguiente examen trascendental que presentaría en su vida sería para ser juez de oralidad. No lo pensó ni un momento. El resultado fue satisfactorio.

Así, se convirtió en uno de los jueces más jóvenes de México. Con 30 años de edad.

Desde muy pequeño tenía en mente servir a su Estado, Puebla. No sabía a ciencia cierta qué estudiar. Al final, decidió por la abogacía. Ahí comenzó su historia de éxito. Su primer acercamiento con el sistema judicial fue en el Juzgado noveno penal.

Joven decidido a iniciar una familia a temprana edad. 26 años y ya era papá de una hermoso niño. El primer éxito: ser padre de familia. Y el éxito continúa. La semana pasada nació su segundo bebé.

La juventud y experiencia no solo la ejerce en su trabajo. También en su familia. Con su esposa. Y sus dos hijos.

Juan Jesús fue de esos estudiantes inquietos. Ábido de más conocimiento. A la fecha explora libros. Conocen los acervos bibliotecarios. Recorre librerías en busca de actualizaciones en materia judicial.

A sus 32 años, su experiencia, no se pone en duda. Licenciado en Derecho por la BUAP. Maestro en Ciencias Penales. Maestro en impartición de justicia penal. Tiene una especialidad en el nuevo Sistema de Justicia Penal. Fue invitado por el Departamento de Justicia de Estados Unidos para estudiar en la Universidad Interamericana de Puerto Rico el Sistema Penal Acusatorio.

Y contínua su preparación. El año pasado fue aceptado para estudiar en la Universidad Diego Portales en Chile. También se capacitó en la School of Law en San Diego, California.

Ahora él capacita a magistrados, jueces, secretarios, estudiantes y abogados litigantes. Desea que más gente se prepare en el nuevo Sistema de Justicia Penal. Invariablemente han reconocido su expertis en el tema.

Un sueño profesional: terminar su libro que explique la vinculación a proceso desde la perspectiva del juez. Un sueño académico: concluir su doctorado. Un sueño familiar: ser el mejor padre para sus hijos y excelente esposo.

Para el Juez Juan Jesús Gutiérrez Estrada no existe obstáculo alguno. Únicamente dedicación. Empeño. Admiración por los demás. Y ganas de triunfar.

Está consciente de su responsabilidad como Juez. La ejerce apegada a la ley en la Casa de Justicia de Izúcar de Matamoros. Sabe que lo que está sembrando ahora, será el futuro para sus hijos. Y quiere hacerlo de la mejor manera posible.


Kioscos Virtuales