Noticias

Atención familiar y educación: claves para combatir delitos en menores

Miércoles, 2 de Septiembre de 2015


• El Juzgado Especializado para Adolescentes, tiene el objetivo de determinar las medidas aplicables que permitan la reintegración social y familiar del menor de edad.


Ocho de cada 10 menores que llegan al Juzgado Especializado para Adolescentes, y que son sujetos a un proceso judicial, pertenecen a una familia desintegrada o disfuncional. El resto presenta estado de abandono.

María Teresa Osorio Cuellar, Jueza Especializada en Justicia para Adolescentes, afirma que los principales factores por los cuales menores de edad incurren en actos ilícitos son: hacinamiento, violencia intrafamiliar, pobreza, ignorancia, adicciones, trastornos mentales, falta de comunicación y disciplina.

Derivado de lo anterior, los cuatro delitos que presentan mayor incidencia son: contra la salud en su modalidad de posesión de narcótico, robo agravado, violación y lesiones.

Para la juzgadora, es fundamental que los padres de familia dediquen tiempo de calidad a los hijos. Realizar actividades recreativas de convivencia sana para fomentar un desarrollo integral en los menores.

“El mayor problema es que los padres se ausentan largas horas del día por trabajar, sin embargo, se requiere llegar a casa y preocuparnos por las necesidades y emociones de nuestros hijos, saber con quién conviven y qué es lo que hacen a través de las redes sociales. (…) utilizar las nuevas tecnologías para compartir y no para evadir”, puntualiza.

Durante el periodo comprendido del 1 de enero al 31 de Julio del año en curso, se ingresaron 152 expedientes del fuero común y 10 del federal, que involucraron a 186 adolescentes de los cuales 24 fueron mujeres y 163 hombres, asimismo se dictaron 144 sentencias, 72 definitivas, 60 condenatorias y 12 absolutorias.

En nuestro Estado, son considerados adolescentes, quienes tienen 12 años cumplidos y menos de 18. Cuando son juzgados, podrán recibir dos tipos de medidas: cautelar y definitiva.

La primera se impone cuando hay necesidad o existe la posibilidad de evasión; se corre el riesgo que el adolescente obstaculice el procedimiento o en cumplimento a una sentencia en la que se declara culpable. La segunda contempla desde un apercibimiento hasta el internamiento definitivo.

De acuerdo con los Códigos de Justicia para Adolescentes y de Procedimientos en Materia de Defensa Social, solo estarán privados de la libertad aquellos que tengan más de 14 años y menos de 18; hayan cometido una conducta grave; exista riesgo de evasión o peligro para la víctima.

Cabe señalar que una vez que al adolescente se le dicta el auto de sujeción a proceso, este podrá ingresar por un periodo máximo de tres meses en internamiento como medida cautelar, hasta que el Juez otorgue un fallo definitivo.

Los niños de 12 años y menores de 14 podrán hacerse acreedores a libertad asistida, tratamiento ambulatorio, servicio a favor de la comunidad o apercibimiento (nunca internamiento). Si son menores de 12 años, serán sujetos a un tratamiento de rehabilitación.

El sistema de justicia para adolescentes en breve se ajustará a los principios del nuevo Sistema Procesal Penal Acusatorio, derivado de la reforma al artículo 18 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Con estas acciones, el Poder Judicial refrenda su compromiso de impartir una justicia ágil, transparente y al alcance de todos.



Kioscos Virtuales